viernes, 11 de marzo de 2011

Astor Piazzola



"Ella (1) me enseñó a creer en Astor Piazzolla, en que mi música no era tan mala como yo creía. Yo pensaba que era una basura porque tocaba tangos en un cabaret, y resulta que yo tenía una cosa que se llama estilo."

Astor Piazzolla
Piazzola


De no haber fallecido en 1992, hoy, 11 de marzo, cumpliría 90 años. Hasta hace poco era un bandoneonista (el "asesino del tango" lo llamaron algunos). Desde hace no mucho es uno de los grandes de la música.

De origen italiano, nació en Mar del Plata, pero se crió en un barrio de Nueva York, donde había hambre y bronca a diario. Se le daban bien los idiomas y, sobre todo, la música a la que empezó a dedicarse cuando tenía 16. Al regresar a la Argentina, estudió con Alberto Ginastera y, más tarde, gracias a una beca, marchó a París para estudiar con Nadia Boulanger. Para entonces, Piazzola todavía no se había decidido entre el tango y la música clásica. Fue Boulanger quien le aconsejó seguir con la música clásica "al estilo de Buenos Aires".

Me resulta muy difícil decidirme por una sola pieza, así pues os dejo con tres. Todas tienen un significado especial para mí. En primer lugar, "Balada para un loco", un tango que descubrí en una de esas eternas tardes de la despreocupada adolescencia. En segundo lugar, su Introducción a "Héroes y Tumbas", basada en la novela del mismo nombre de otro argentino, Ernerto Sábato (curiosamente, mi novela favorita durante años). Y, finalmente, "Adios Nonino". Un desgarrado llanto por la pérdida de su padre.







(1) Ella se refiere a Nadia Boulanger